Sri Lanka

Roca Sigiriya – La Antigua Fortaleza Real de Sri lanka

por ViajeIndia.com
turista-disfrutar-Sigiriya-View-Sri-Lanka
Una turista admira las infinitas vistas desde lo alto de la fortaleza de roca de Sigiriya. Aunque el ascenso puede llevar entre hora y media y tres horas, las espectaculares vistas son una excelente recompensa. © JBencivenga

La Roca del León, una antigua fortificación real en la antigua ciudad de Sigiriya, es considerada con orgullo por los habitantes como la «Octava Maravilla del Mundo» por su extraordinario aspecto y valor arquitectónico. Esta extraordinaria estructura, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es un conjunto de antiguas ruinas situadas en la alta meseta rocosa de color amarillento que se eleva sobre el azul del cielo y los inmensos espacios de frondosas selvas y llanuras tropicales. Los restos de las fortificaciones reales y el palacio, el jardín de agua, un muro de espejos, salas de piedra y cuevas con pinturas al fresco que se remontan al siglo V: todos estos elementos crean un conjunto único que atrae a cientos de turistas cada día. Aquí, en Sigiriya, podrá ser espectador de una armoniosa combinación de esfuerzos naturales y humanos que da como resultado un lugar impresionante y muy singular. Al pasar junto a las gigantescas patas de león talladas en piedra y subir las escaleras de caracol hasta la cima, los turistas tienen la oportunidad de admirar el arte de los murales locales, observar el imponente paisaje de los alrededores y adentrarse en la historia de la capital cingalesa más joven.

Sigiriya, ermita de monjes budistas desde tiempos antiguos, se convirtió más tarde en una elevada fortaleza en lo alto de una roca a 200 metros del suelo. El rey Kasyapa, que gobernó Sri Lanka en el siglo V, construyó una férrea fortaleza real con varias cámaras de piedra, laberintos y fortificaciones para su propia residencia y realeza.

Sigiriya vista desde lejos de camino a la roca. Este monolito es tan pronunciado que su cima sobresale por los lados © Efesenko


En la actualidad, la famosa roca Sigiriya, de color ámbar, forma parte del llamado «Triángulo Cultural», uno de los principales destinos turísticos de Sri Lanka, que incluye lugares históricos y culturales como Anuradhapura, Polonnaruwa, Kandy y Dambulla. Este último, la ciudad de Dambulla, conocida por sus imponentes templos en cuevas, está muy cerca de Sigiriya, a sólo 15 kilómetros en dirección Noreste. Por su parecido estructural, Sigiriya se relaciona a menudo con Uluru (también llamada Ayers Rock), una enorme meseta monolítica de piedra situada en el territorio de uno de los parques nacionales australianos. Sin embargo, a diferencia de Ayers Rock, donde está prohibida la escalada, Sigiriya acoge a sus visitantes, retándoles a llegar a la cima.

La antigua fortaleza de Sigiriya, en la cima de la imponente Roca del León, no sólo contaba con templos y un palacio, sino también con un extenso jardín real con embalses y estanques artificiales. © Mtcurado


 

Los Jardines Reales

La roca Sigiriya está rodeada de antiguos jardines que combinan con gran armonía bloques de piedra, depósitos de agua y césped en una estructura de impecable geometría, según el antiguo concepto de los jardines Charbagh. Un precioso callejón conduce a los visitantes a través de los jardines hasta la entrada de la roca de Sigiriya. Los nenúfares flotan en abundancia sobre la superficie del agua en los estanques bordeados de ladrillos, dispersos por el jardín formando pequeñas islas por todas partes. La zona es perfecta para un momento de tranquilidad y descanso antes o después de la visita a la Roca.

Una de las atracciones acuáticas de Sigiriya, la Roca del León. Desde la cima hay vistas panorámicas de los frondosos paisajes tropicales © Asergieiev


 

La Leyenda de Sigiriya

A pesar de que Sigiriya es conocida desde hace mucho tiempo como la antigua ciudad y enclave budista que se remonta al siglo III a.C., su pasado sigue siendo muy ambiguo. Según la creencia común, la roca de Sigiriya fue ocupada por el rey Kasyapa (473-495 d.C.) tras derribar el trono de su padre, el rey Dhatusena. Tras construir su castillo real en la roca de Sigiriya, Kasyapa proclamó la ciudad de Sigiriya como nueva capital en lugar de la antigua Anuradhapura. Por ello, las ruinas que quedan en la cima de Sigiriya se consideran los restos de la residencia real de Kasyapa hasta su posterior desaparición.

Sin embargo, otra versión sostiene que no había ninguna fortaleza en la roca de Sigiriya, sino un monasterio budista. El antiguo director arqueológico de Sri Lanka, el Dr. Raja de Silva, que inició esta teoría, apoyó su creencia en el hecho de que los monjes solían residir en ese territorio desde la más remota antigüedad, incluso durante el reinado de Kasyapa. Sin embargo, la mayoría sigue sosteniendo la leyenda del impenetrable Palacio Real de Sigiriya construido en la cima de la roca. Se cree que el palacio construido por Kasyapa era muy imponente, con una estructura muy sofisticada y avances arquitectónicos muy superiores a los de su época, así como una gigantesca estatua de león que custodiaba la entrada. Hoy en día, cualquier visitante puede imaginar la grandeza de tal estructura por las patas de león de la entrada, que es lo único que ha quedado desde entonces.

Restos del palacio real superior de la roca de Sigiriya, construido por el rey Kashyapa en torno al año 500 a.C. para convertirlo en su nueva capital. © Efesenko


 

La cumbre

Aunque la Roca de Sigiriya solía acoger todo un complejo de edificios (se cree que eran instalaciones reales o un asentamiento religioso), todo lo que puede verse hoy en día en la cima de la meseta rocosa son sólo las ruinas de los cimientos. Sin embargo, los viajeros no deben desanimarse por ello, ya que la cima presenta un paisaje impresionante. La cumbre rocosa en sí es una gran plataforma de aproximadamente 1,6 hectáreas de extensión que se eleva por encima de las llanuras que la rodean y de los jardines reales que hay debajo.

Los escalones suben en zigzag por la roca de Sigiriya. A medida que se asciende por ella, se le conoce como la Roca del León, por la enorme puerta en forma de león que vigilaba la entrada final. Hoy sólo quedan las patas y los escalones de piedra. © Apolonio


 

El muro de los espejos

Una de las partes de la roca de Sigiriya se llama el Muro de los Espejos debido a sus características brillantes y a cierto grado de reflexión. Este efecto se lograba con un material especial que era una mezcla natural de clara de huevo, miel y cal, que hacía brillar el muro. Algunas partes de la pared del espejo brillan levemente incluso hoy en día.

La pared también representa una rica muestra del arte mural de Sri Lanka. Los murales con frescos de encantadoras mujeres se remontan al siglo V. Según los expertos, su antigüedad es de unos 5.000 años. Según las estimaciones de los expertos, había unos cientos de frescos diferentes de ninfas de Sigiriya, aunque hasta ahora se han conservado unos 20. Además de los retratos, la pared tenía algunas inscripciones, cuyas traducciones se pueden encontrar en el Museo de Sigiriya, junto con una visión más profunda de la historia del lugar.

Enormes rocas a la entrada de Sigiriya. Sigiriya es una antigua ciudadela construida por el rey Kashyapa en el siglo V, con un palacio real principal en la cumbre y varios palacios menores en las pendientes de la columna rocosa. © Myshkovsky


 

Cueva de la Cobra

La cueva que en el exterior parece una cobra extendiendo la cabeza es otro lugar destacable dentro de la roca de Sigiriya. El techo está decorado con arte floral, mientras que uno de los salientes de la cueva revela una antigua escritura brahmi de más de dos mil años de antigüedad.

Consejo práctico: La mejor hora para visitar Sigiriya es por la mañana, en el momento en que abren las taquillas, o después de las 3 de la tarde. Ya que subir las escalinatas y escaleras metálicas hasta la cima puede requerir cierto nivel de actividad física, es mucho más agradable hacerlo cuando hace un poco de fresco. Por lo tanto, si quiere evitar tanto el sol sofocante como las aglomeraciones masivas en el lugar, preste especial atención a escoger bien las horas de visita.

El significado exacto y la identidad de las hermosas pinturas al fresco de la Roca del León de Sigiriya siguen siendo un secreto y probablemente permanecerán ocultos para siempre. Algunos creen que son doncellas celestiales que llevan sus ofrendas a los dioses © Bartosz Hadynyah


 

Factores adicionales

1. El Museo de Sigiriya guía a sus visitantes a lo largo de la historia, señalando los principales acontecimientos relacionados con la formación y las funcionalidades de la Roca. También se exponen en el museo algunos objetos encontrados en las excavaciones arqueológicas realizadas en el lugar, como cerámicas, estatuas y reproducciones de los frescos que fueron destruidos.

2. Frescos de Sigiriya

3. Roca de la Cisterna y de la Sala de Audiencias

 

Información Práctica

La ciudad de Sigiriya ofrece una amplia gama de restaurantes locales y diversas opciones para dormir, desde pensiones familiares económicas hasta hoteles de lujo y complejos turísticos con las vistas de la roca de Sigiriya justo enfrente: las opciones son incontables en función del presupuesto y las preferencias. También se puede visitar la ciudad de Sigiriya en una excursión de un día desde las ciudades cercanas de Dambulla o Habarana.

Otro sitio menos visitado, pero más favorable entre los viajeros con poco presupuesto en Sigiriya es Pidurangala Rock. Situada justo enfrente de la roca de Sigiriya, a una distancia aproximada de 1 km, Pidurangala ofrece una gran panorámica de la propia Sigiriya, por lo que es una buena alternativa para los amantes de la altura. Siendo ambas formaciones de roca de granito, Sigiriya y Pidurangala podrían verse como hermanos gemelos, donde la primera de ellas acabó siendo mucho más famosa que la otra.

Hora de visita: 7am—6pm diariamente (última entrada sobre las 5pm)

Turistas disfrutan de un paseo en lo alto de un elefante cerca de Habarana, Sri Lanka. Habarana es el punto de partida de safaris por la selva tropical y el santuario de Minneriya, ubicado muy cerca. © Davorlovincic


 

¿CÓMO LLEGAR?

Se puede llegar fácilmente a Sigiriya desde varios puntos en autobús, tren, coche privado o avión.
La compañía aérea de Sri Lanka «Cinnamon Air» ofrece vuelos de 30 minutos desde el aeropuerto internacional Bandaranaike de Negombo (a unos 30 km de Colombo) a Kimbissa, ciudad situada a menos de 10 km de Sigiriya.
Los que tengan previsto viajar en autobús deben saber que no hay ninguno directo a Sigiriya. La mayoría de los autobuses paran en Dambulla, donde hay que tomar otro autobús hasta la propia Sigiriya. El autobús sería la opción más barata y se tardaría unas 4 horas de viaje.

Llegar a Sigiriya en tren resulta un poco más complicado, ya que no hay conexión ferroviaria con Sigiriya. La estación de ferrocarril más céntrica se encuentra en la ciudad de Habarana, a 25 km de Sigiriya. También hay que tener en cuenta que sólo hay un tren a primera hora de la mañana que va allí desde Colombo, lo que reduce las opciones. Los billetes de tren son dos o tres veces más caros (según la clase en que se viaje) que los de autobús, mientras que la carretera es una o dos horas más larga.

Si piensa llegar a Sigiriya por su propia cuenta en coche, puede coger la carretera de Kandy (A01) con cambio a la A06 en Ambepussa o la autopista de Katunayake (E03) hasta Kurunegala con cambio a la A06 hacia Dambulla. El viaje por carretera durará aproximadamente 2-3 horas.

Una madre con sus dos hijas caminan por una calle del reino de Sri Lanka. © Hadynyah


Un padre y su hijo montan en elefante frente a la roca de Sigiriya. Esta actividad atrae a Sri Lanka a muchos amantes de la naturaleza y los elefantes. © Paulprescott72


Un reducido grupo de alumnos con uniforme escolar sonríen a la cámara en un parque de Sri Lanka. La mayoría de las escuelas del país son públicas, pero ha aumentado notablemente el número de escuelas internacionales y privadas. © Paulprescott72


Alumnos de una escuela cingalesa disfrutando de su clase. Todos los niños de entre 5 y 16 años tienen derecho a la educación gratuita © Hadynyah


Alumnos en un aula de Sri Lanka. El país tiene una alfabetización superior al 90%. © Hadynyah


Los turistas que visitan la Fortaleza de la Roca del León quedan impresionados por el gran tamaño de la columna de roca. Escalones de roca y metal llevan hasta la antigua fortaleza, una subida que merece la pena. © AGEphotography


Un safari en elefante por la selva tropical de uno de los parques nacionales de Sri Lanka. © Helovi


Dos de los llamados frescos de las Doncellas de las Nubes que han sobrevivido en la pared de Lion Rock, cerca de Dambulla (Sri Lanka). Se cree que en su día fueron pintadas más de 500 doncellas, que cubrían una enorme superficie en la pared occidental de la roca. © Mik122


La ciudadela de Sigiriya contaba con hermosos, amplios y jardines bien planificados . La realeza tenía su propio jardín decorativo privado, mientras que los jardines acuáticos, de cuevas y en terrazas constituían una gran parte de la zona © Republica


Una escalera metálica integrada en la roca conduce al turista hasta la antigua Fortaleza de la Roca del León, en la parte superior de la columna rocosa de Sigiriya. El saliente es un accidente geológico natural que quedó tras la progresiva erosión de un volcán extinguido a lo largo de miles de años. © Pidjoe


El horizonte parece no tener fin en todas direcciones en el paisaje salvaje que rodea la ciudadela rocosa de Sigiriya, en Sri Lanka. © Iryna_Rasko


La fortaleza rocosa de Sigiriya, cerca de Dambulla (Sri Lanka), se eleva 180 m sobre el paisaje que le rodea y ofrece a los turistas unas espectaculares vistas que se prolongan hasta donde alcanza la mirada. © Asergieiev


Una turista en Sigiriya admira los frescos de doncellas pintados en la roca. Nunca se ha confirmado su verdadera naturaleza, por lo que a menudo se las conoce como las Doncellas de las Nubes. La roca se cubrió de yeso y pintura blanca antes de pintar los frescos. © Wanderluster


Ruinas de un monasterio en Polonnaruwa, Sri Lanka. Esta antigua ciudad arqueológica se caracteriza por sus cientos de construcciones, como estatuas, estupas, templos y tumbas. © Wanderluster


Este estanque forma parte de los amplios jardines reales de Lion Rock. Estos jardines están considerados entre los jardines ajardinados más antiguos del mundo. © Mtcurado


Hay que subir un total de 1.200 escalones de piedra y metal para llegar a la cumbre de la Ciudadela de la Roca del León de Sigiriya, cerca de Dambulla, Sri Lanka © Mtcurado


Un embalse artificial en Lion Rock, la enorme fortaleza de roca de Sigiriya construida por el rey Kashyapa. (477 – 495 AD) © Alan_Lagadu


Estas antiguas pinturas murales que representan a Buda en un templo subterráneo de Sigiriya (Sri Lanka) se remontan a 1600 años atrás. © Himagine


COMPARTIR ESTA ENTRADA

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR

Polonnaruwa: Sri Lanka
Polonnaruwa: Sri Lanka
Anuradhapura: Sri Lanka
Anuradhapura: Sri Lanka
Colombo: La capital de Sri Lanka
Colombo: La capital de Sri Lanka
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments