Nepal

Kumari: La Diosa Viviente de Nepal

por ViajeIndia.com
muchas-pequeñas-niñas-disfrazadas-de-la-Diosa-Viviente-Kumari-ka
En el Festival Indra Jatra que se celebra en la Plaza Durbar muchas niñas se disfrazan de la diosa viviente Kumari © Hung Chung Chih

Las tradiciones Kumari en Nepal muestran la integración de múltiples ideologías religiosas en una sola.

Hay muy pocos lugares en el mundo que presuman de tener una diosa viviente que puedan visitar tanto los residentes como los turistas. Cuando venga de visita a la plaza Durbar de Katmandú, pase por el Kumari Bahal / Kumari Chowk para posar sus ojos en una auténtica diosa viviente. Los hindúes veneran a la diosa a la que llaman Kumari porque creen que es Parvati, la consorte de Shiva, reencarnada en una joven. Esta tradición ha perdurado en este lugar por más de dos siglos.

Niñas vestidas de Kumari durante el Festival Indra Jatra. Hay 32 atributos de perfección que una joven debe tener para ser elegida como Diosa Viviente © Hung Chung Chih


Desde la época medieval, el culto a Kumari se hizo más y más común a partir de 1757, cuando el último rey Mall, Jaya Prakash, construyó el Kumari Chowk que aún se utiliza hoy en día. Las leyendas de aquellos días cuentan una historia de lujuria no correspondida de Jaya Prakash a Taleju. Ella encontró sus sentimientos ofensivos. Angustiado por ello, Jaya Prakash trató de enmendarlo con el mayor fervor. La diosa renunció por fin a su cólera y aceptó su reencarnación como una virgen Newar a partir de entonces. El rey inició la costumbre de que Kumari marcara un tika en la frente del gobernante del siguiente año durante el festival Indra Jaatra que se celebra anualmente.

Aunque de origen hindú, la muchacha elegida para ser la encarnación viviente de Kumari siempre procede del clan budista Shakya, formado por orfebres y plateros. El método utilizado para elegir a la joven es un reflejo del que se emplea para encontrar a los lamas reencarnados en el Tíbet. Las niñas de tres a cinco años son interrogadas por ancianos espirituales. Hasta 2008, sus horóscopos debían ser idénticos a los del rey, aunque estas directrices se flexibilizaron recientemente ya que la monarquía desapareció.

Los visitantes admiran el hermoso patio interior del Palacio Kumari donde reside la Diosa Viviente, que se cree es la encarnación de Durga, la diosa hindú © salajean


Su aspecto físico también debe ajustarse a una serie de pautas tradicionales, a saber: ojos negros o azules, pelo con rizos que giren a la derecha, pestañas como las de una vaca, voz como la de un gorrión, muslos como los de un ciervo, etc. En total, la chica elegida para ser la próxima diosa tiene 32 criterios que debe cumplir. Hoy en día, el examen es poco más que un chequeo médico que todas las niñas se hacen de cualquier manera por su salud.

Además de la salud, el aspecto físico y los horóscopos, la potencial Kumari debe demostrar que es valiente y tranquila ante cosas potencialmente aterradoras. En el oscuro centro del templo de Taleju, en Kalrati, se presenta a la niña con cabezas de cabra y búfalo cortadas. Estos símbolos de los antiguos sacrificios de Dasain se utilizan para demostrar que la nueva Kumari está imbuida de la serena valentía de Durga, una diosa particularmente feroz. Si pasa, se somete a un ritual secreto en el que se dice que el espíritu de Taleju se apodera de su cuerpo.

La joven que se convierte en la próxima Kumari deja de vivir su vida cotidiana en ese momento. En su lugar, es recluida en el templo Kumari Bahal, atendida por sirvientes, bañada y vestida todos los días con atuendos ceremoniales, y adornada con maquillaje kohl y un diseño del chakra del tercer ojo. El atuendo rojo es bastante elaborado y hermoso e incluye joyas y accesorios rituales también.

Con un elaborado tocado y los ojos pintados, Kumari Devi, la encarnación de la diosa madre, Taleju, la principal protectora de Nepal se asoma desde una ventana de su palacio Kumari Ghar en la plaza Durbar durante el festival Indra Jatra en Katmandú. © Ron Ramtang


Una vez que la diosa viviente está instalada en el templo, lleva a cabo importantes ceremonias religiosas. El sumo sacerdote Taleju acude todos los días a venerar a la diosa. Además, los miembros del pueblo que la siguen hacen la «puja Kumari» en una audiencia con ella. Este ritual es para mejorar la suerte y la riqueza financiera. Otras personas que acuden a adorarla regularmente son los funcionarios del gobierno y las mujeres que tienen problemas con los niños, la fertilidad o la menstruación. La forma en que actúa Kumari durante una de estas pujas predice el futuro de Nepal. La inquietud o incluso la agitación pueden indicar que se avecinan cosas negativas.

Otros deberes incluyen aparecer durante breves intervalos en una ventana para que la gente pueda verla y adorarla, asistir a festivales fuera de los muros del templo y ser paseada por las calles en una carroza durante el festival Kumari Jatra, que dura tres días. Siempre que sale del templo, la llevan en alto porque los pies de la diosa nunca deben tocar la tierra. Esto da a la gente de otras zonas de Katmandú la oportunidad de ver y venerar a la diosa. Las Kumari también les otorga bendiciones desde su transporte tirado por hombres fuertes.

Aunque las responsabilidades oficiales de las Kumari son de vital importancia para la zona, aún tiene tiempo para llevar una vida casi normal. Los cocineros del templo le traen buena comida, asiste a clases dentro del templo y puede jugar con los hijos de sus asistentes. Se considera un gran honor ser elegida como la próxima Kumari, pero no dura más de algunos años. En cuanto la joven empieza a menstruar o sangra por una herida, es retirada y sustituida. Esto se debe a la creencia de que la diosa Taleju abandona el cuerpo a través de la sangre.

Durante el Festival Indra Jatra, Kumari es llevada y transportada en un carro para que sus pies no toquen el suelo. Hay un total de 12 diosas vivientes en el valle de Katmandú © Iryna Hromotska


En ocasiones se producen algunos problemas cuando se supone que tiene lugar este traslado. Una Kumari colocada en la década de 1950 en Patan permaneció como diosa hasta la década de 1990. Su insistencia en que nunca menstruó ni sufrió ninguna herida sangrante fue finalmente cuestionada por los sacerdotes del templo. Para entonces tenía unos cuarenta años y era demasiado grande para el carro y otros asientos y medios de transporte que la Kumari utilizaba habitualmente. Tras examinarla, los sacerdotes identificaron una posible fuente de sangre: un pequeño arañazo curado hacía tiempo. En medio de discusiones y disgustos, los sacerdotes retiraron a la mujer y encontraron una nueva niña Kumari. Muchos partidarios de la antigua diosa viviente se mantuvieron firmes en su afirmación de que ella, y sólo ella, era la encarnación de la diosa Taleju. Visitan la casa de la mujer en Haka Bahal en lugar de acudir al templo tradicional.

Las kumaris que se retiran de manera regular se reincorporan a la sociedad entre honores, pero no sin cierta dificultad. Su nivel educativo está a la par con el de sus compañeras, pero a veces surgen problemas sociales. El templo proporciona a las chicas una dote para un futuro matrimonio. Sin embargo, la tradición afirma que casarse con una antigua diosa viviente trae mala suerte y una muerte prematura. Afortunadamente para los hombres que se han casado con todas las antiguas Kumaris, esta leyenda parece bastante falsa. Ninguno ha muerto joven ni ha tenido una suerte excepcionalmente mala.

Kumari, la Diosa Viviente es venerada tradicionalmente como la manifestación de la energía divina femenina. Kumari en sánscrito significa princesa © Yury Birukov


El culto a las Kumari se extiende más allá de las fronteras de Katmandú. Existen otras Kumaris en Bhaktapur y Patan, aunque la de Katmandú suele considerarse más importante.

Si desea saber más sobre la vida de una kumari, consulte el libro «De diosa a mortal», de Rashmila Shakya y Scott Berry, publicado en 2005. La propia Rashmila fue kumari entre 1984 y 1991.

Una joven vestida como la deidad Kumari durante el Festival Indra Jatra, de ocho días de duración. Se cree que la diosa viviente es una encarnación de Durga, la feroz deidad hindú que mató al demonio búfalo © udeyismail


Se exponen alimentos, incluido el tradicional Samay Baji, como ofrendas para la diosa viviente Kumari, Ganesh, Seto Machindranath y Kalo Bhairav. La ofrenda es una representación de la salud, la buena suerte y una larga vida © Iryna Hromotska


El Festival Kumari Jatra e Indra Jatra, que consta de dos partes, es muy popular entre la población de Nepal y es el mayor festival callejero del país. © Iryna Hromotska


Nepaleses locales celebrando el Festival Kumari Jatra desfilan el carro de la Kumari por las calles alrededor de la Plaza Durbar, Katmandú. Se trata de uno de los principales festivales religiosos de Nepal, que celebra a la Diosa Viviente. El festival se remonta a mediados del siglo XVIII © Iryna Hromotska


COMPARTIR ESTA ENTRADA

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR

Guía histórica y de viaje de Swayambhunath
Guía histórica y de viaje de Swayambhunath
Guía de viaje de Pashupatinath
Guía de viaje de Pashupatinath
Guía de viajes y excursiones a Patan
Guía de viajes y excursiones a Patan
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments