India

DÍAS PERFECTOS EN LA PLAYA DE MARARIKULAM, EL TESORO SECRETO DE KERALA

Alejada de caminos ajetreados, la playa de Marari es a la vez benditamente tranquila y tentadoramente bella. Aquí el agotado viajero puede pasar horas holgazaneando en la bonita arena, jugar al voley playa, observar a los pescadores locales que regresan de sus faenas en sus coloridas barcas y saborear deliciosos platos de marisco de fusión en el restaurante del lujoso complejo.

por ViajeIndia.com
Marari-Beach-playa-mejor-conservada-en-Alleppey
La playa de Marari es conocida como la playa mejor conservada y mantenida del distrito de Alleppey © David Bokuchava

Hacía mucho tiempo que quería visitar la playa de Marari. Así que, después de visitar Backwaters, Kochi y Munnar, pusimos rumbo a Mararikulam. Planeábamos pasar cuatro noches paradisíacas en esta tranquila playa. La escasa población local y los pocos hoteles hacen de Marari la playa número uno de Kerala, a menudo llamada el país de Dios.

Viajamos en coche por el tranquilo paisaje rural de Kerala. Treinta minutos después, notamos un cambio en el escenario natural que nos rodeaba: exuberantes palmeras verdes bordeaban las estrechas callejuelas rurales. Las casas con tejados de tejas rojas se acurrucaban a la fresca sombra del fértil follaje, mientras que los plátanos rojos y amarillos alegraban las pequeñas tiendas de los pueblos.

Tras un tranquilo y sinuoso trayecto, llegamos a Xandari Pearl, nuestro destino. El complejo, que se extiende a lo largo de dieciocho acres, ofrecía una vista de lo más tranquilizadora. Este pintoresco rincón de Kerala no ha sufrido grandes cambios a lo largo de los años. La única diferencia son unas cuantas viviendas más alrededor de la iglesia de San Agustín, en el pueblo vecino de Mararikulam, y uno o dos complejos turísticos de lujo.

Sombrillas de colores en una playa perfecta. © Wuthrich Didier


Una elegante dama local de Kerala, vestida con un traje sirio cristiano nasrani de color beige con ribetes dorados nos dio la bienvenida y nos condujo a través de una exuberante flora verde hasta nuestra villa, elegantemente diseñada en forma de perla. Inmediatamente supimos que nos esperaban la felicidad y los placeres sensoriales frente al mar.

Compuesto por veinte villas, el complejo reveló rápidamente sus muchos encantos: un estanque de peces repleto de todo tipo de vida marina, fugaces alas de colores en el jardín de mariposas, una tentadora piscina rodeada de mangos, anacardos y cocoteros, y fragantes aromas de pimienta y canela en el jardín de las especias. Un poco más allá había una granja con vacas diminutas en peligro de extinción llamadas Vechur. Su leche es muy apreciada y se utiliza en la medicina ayurvédica.

Nuestra villa era espaciosa y estaba decorada con suaves tonos verdes y gris perla y un biombo de nácar. Teníamos nuestra propia piscina privada, comedor y jardín con una zona de arena para sentarse y una hamaca. Este ambiente sereno invitaba a una tranquila siesta.

Relajada escena con tumbonas alrededor de una piscina cristalina en el Xandari Pearl Resort


Nuestra siesta no duró mucho: la playa nos llamaba. Caminando por la suave hierba, bañada por los rayos blanquecinos del pálido sol monzónico, nos dirigimos hacia los cocoteros y las casuarinas. Aquí y allá divisamos los coloridos barcos pesqueros que formaban una bonita estampa. Los barcos de pesca salían temprano cada mañana para regresar de nuevo al atardecer. Sin embargo, durante la temporada de monzones no se aventuran demasiado lejos. Xandari Pearl obtiene todo su marisco fresco de los pescadores locales, el cual sirve en una variedad de exquisitos platos en su restaurante abierto, con techo de paja y forma de medialuna.

Todos los días de nuestra estancia nos sentimos atraídos por la inmaculada e inmutable playa, donde pasamos muchas horas de ocio, dormitando a la sombra de las palmeras con el constante batir de las olas en nuestros oídos. Allí pudimos relajarnos completamente, observando las nubes que flotaban en el cielo. Experimentamos una profunda sensación de paz y nos sentimos lejos del clamor y la anarquía de la vida urbana. El tiempo parecía haberse detenido y pudimos volver a conectar con los placeres básicos y sencillos, tan importantes en la vida: pescadores que volvían del mar, jóvenes que trepaban por una palmera en busca de cocos. Observábamos a los pájaros volar como cometas multicolores por el cielo y, de repente, todo parecía posible, nuestra dura vida de ciudad se llenaba de esperanza y felicidad.

El restaurante, de ambiente acogedor, sirve exquisitos platos de Kerala. Uno de los favoritos es el delicioso kizhu de gambas mezclado con cebollas, tomates y especias, todo ello envuelto en hojas de plátano y asado en una parrilla de carbón. También pudimos degustar un sabrosísimo asado de cordero con pimientos servido con arroz tradicional y chapatis (roti) de trigo calientes.


Decidimos mantenernos alejados de la tecnología y dejamos nuestros móviles e iPads en el armario de nuestra habitación durante todo el día. La inmaculada playa de arena blanca de Mararikalum es ideal para dar largos paseos. Por la tarde, tomábamos el té con los lugareños y nos maravillábamos con su estilo de vida amable, sencillo y sostenible. No pudimos evitar envidiar esa calidad de vida tan plena y rica.

A última hora de la tarde saciábamos nuestra sed con bebidas de limón, infusionadas con hierba limón. Girábamos lentamente el agitador de bambú una y otra vez, sorbiendo nuestras bebidas a través de pajitas hechas con hojas de plátano, mientras una suave luz inundaba el restaurante. Esta es la última tendencia en lujo sencillo y discreto (Xandari es famosa por ser una marca respetuosa con el medio ambiente donde no se utiliza plástico).

La cena fue un festín de cocina local de Kerala, rica en especias y con un interesante toque fusión: bandejas de marisco repletas de pez rey preparado con un suave curry picante de mango crudo y leche de coco, calamares, brócoli y cremoso puré de patatas; gambas al típico estilo de Kerala (salteadas en masala de cebolla y tomate, envueltas en hoja de plátano y a la parrilla) servidas con esponjosos y ligeros appams (finas tortitas de arroz). La harina de arroz infusionada con azafrán fue un placer especial para nuestro paladar, al igual que la innovadora carne y coco al vapor dentro de un bambú, acompañada de un curry de cordero (mutton) y, por último, yogur horneado infusionado con jengibre de caña y coronado con ciruelas pasas.

En el interior de San Andrés, en Arthunkal, a seis kilómetros de Marari, hay una ensangrentada estatua de San Sebastián con flechas clavadas en su cuerpo. En enero, los fieles se reúnen aquí para rendir homenaje al santo © Sudz792


Tras una buena noche de sueño, estábamos listos para la acción. La imponente basílica de San Andrés de Arthunkal, a solo 6 km de distancia, fue construida por misioneros portugueses en el siglo XVI y hacia allí nos dirigimos en bicicleta. Al llegar, nos recibieron con cánticos que llenaban la basílica y un lugareño nos habló del Padre Fenicio, el vicario del siglo XVI de piel clara que realizó numerosos milagros, como curar a enfermos mentales y físicos. Aunque falleció en 1632, se le sigue considerando el segundo apóstol de Oriente.

Otra leyenda recorre la basílica: tras encallar en el mar, un barco quedó a la deriva en tierra. Frenético, el capitán prometió instalar una imagen de San Sebastián con flechas en la iglesia más cercana. Cumplió su palabra y la estatua se erigió en 1647. Hasta el día de hoy, los fieles se reúnen cada año en enero para honrar al santo de quien se dice que alivia el dolor y el sufrimiento de todo aquel que se acerca a él. Tradicionalmente, los devotos del Señor Ayappa también se detienen aquí a su regreso del santuario sagrado de Sabarimala para honrar a San Sebastián.

Desconecte con una relajante sesión de yoga y meditación tras las actividades del día


Al día siguiente nos esperaba otra sorpresa. Al parecer, este adormecido paraíso alberga una buena dosis de emoción. Los lugareños nos informaron de un famoso templo, a unos treinta kilómetros al sur de la ciudad de Alleppey.

Nagaraja, también llamado el templo Mannarsala, es famoso por su culto a los adoradores de serpientes. Y lo que es aún más sorprendente, en un estado donde no se permite el sacerdocio a las mujeres, este culto está dirigido por una sacerdotisa. En cierto modo, los devotos la consideran una figura mítica que  aparece diariamente entre las tres y las seis de la tarde para bendecir a sus fervientes seguidores.

En un momento dado, nos dimos cuenta de que este fabuloso popurrí de cultos misteriosos, la actitud acogedora de los lugareños y el apacible ambiente rural es exactamente lo que hace de Kerala un santuario tan sereno.

Los días parecían pasar volando. Jugábamos al vóleibol en la playa bañada por el sol y nos mimábamos con masajes ayurvédicos y terapias hedonistas en el moderno spa. Las suaves manos de las masajistas nos frotaban el cuerpo con aceites perfumados de hierbas medicinales y pronto sus suaves caricias nos adormecían. A última hora de la tarde, participábamos en una sesión de yoga seguida de una meditación curativa bajo las palmeras. Tras ello, nos dirigíamos a un puesto al aire libre donde comprábamos humeantes tazas de chai con leche para beber mientras conocíamos a los demás huéspedes.

Podríamos haber pasado fácilmente muchos más días en ese encantador complejo playero, sintiendo la cálida arena bajo nuestros pies, inhalando profundas bocanadas de aire fresco y salado, y disfrutando de la suave brisa que jugueteaba en nuestros rostros. Sabíamos que echaríamos de menos aquel  espectáculo del atardecer, cuando el sol destiñe sus vivos colores sobre el paisaje. De vuelta a casa, añoraríamos las tardes en las que nos quedábamos en la playa contemplando la luna plateada que se elevaba lentamente sobre el horizonte, y observando cómo las estrellas iluminaban un cielo cada vez más oscuro.

Al amanecer, los multicolores barcos pesqueros de Marari surcan las suaves olas. A última hora de la tarde regresan cargados de marisco fresco © Kev Gregory


 

CÓMO LLEGAR

En avión: el aeropuerto más cercano a Kochi está a 1,5 horas.

En tren: Alapuzzha, en Alleppey, tiene las mejores conexiones. No obstante, está más lejos que Mararikulam, la estación local.

Por carretera: desde las estaciones de tren y los aeropuertos se puede tomar un autobús, un taxi o alquilar un coche.

Dónde alojarse:

En Marari hay varias opciones de alojamiento sin lujos. Xandari Pearl está ubicado en primera línea de playa y es un moderno complejo de lujo. GGH Marari Resort es otro de los excelentes hoteles de Marari.

Qué hacer en Marari:

Aparte de las excursiones y actividades mencionadas, puede hacer una excursión de un día en una casa flotante desde Alleppey, que le llevará por las zonas tranquilas de Kerala 

Cuando visitar:

Aunque la estación de los monzones es bastante bonita, el clima puede menguar los ánimos. Por tanto, la mejor época para visitar esta zona es de septiembre a mayo.

Qué comer:

Si le gusta el marisco, ha aterrizado en el paraíso. Pruebe el Karimeen, un pescado local, con curry o a la brasa. No se pierda el curry de gambas y los cangrejos masala acompañados de esponjosos appams o arroz. Un plato típico de esta zona es el curry de pato de Kuttanad. Tanto los restaurantes de los hoteles como los familiares no defraudan: sus platos son dignos de reyes, incluso los vegetarianos.

Turista divirtiéndose en un puesto de té masala en el Xandari Pearl Resort


Imágenes de nuestro viaje a la playa de Mararikulam

Pescadores esperando a sus clientes en el mercado de Mararikulam © Zzvet


Visite la playa dorada de Marari para pasar horas a la sombra de las palmeras. Calme su alma con el apacible sonido de las olas que rompen suavemente en la orilla © David Bokuchava


Un pensativo milano brahmán observa la playa desde una palmera, Mararikulam © Mergus


El altar bellamente decorado de la basílica de San Andrés Forane, en el distrito de Alappuzha, Kerala © Madrugada Verde


El curry de pescado de Alleppey, con coco y mango fresco es el favorito local


La ensalada Xandari es el almuerzo ligero perfecto. El aliño de papaya le da un toque totalmente diferente.


Xandari Pearl consta de veinte villas, cada una con su propia piscina privada, un jardín con asientos exteriores y hamacas.


COMPARTIR ESTA ENTRADA

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments