Blog de Viaje ViajeIndia: Cubriendo los destinos asiáticos de India y Nepal

Paseo guiado por la naturaleza y observación de aves en Kabini

Por Vipul Gupta. 17 de agosto, 2016
Mariapia Ribero. 22 January , 2019.   0

Una aventura de mañana: descubre la naturaleza en torno a tu resort en el Kabini

Comenzar el día al amanecer ofrece muchas bendiciones. Ver salir el sol para bailar y brillar en las plácidas aguas del dormido río Kabini o ir de safari al santuario de Nagarhole unos kilómetros río arriba para ver una espectacular vida salvaje son dos de ellos. Un tercero es unirse a uno de los naturalistas en una corta caminata por los perímetros que rodean el complejo turístico para descubrir maravillas naturales que damos por sentadas simplemente porque están a nuestro alrededor todo el tiempo. El sendero natural comienza a las 7 de la mañana desde las orillas del río Kabini, donde es probable que veas más de unas cuantas especies de aves interesantes en un día determinado, dependiendo de su estacionalidad.

Árboles altos, clima sombrío, naturaleza misteriosa. Carretera a Kabini y al Parque Nacional de Nagarhole © Vivek BR / Shutterstock

Por la mañana, mientras realizas la caminata por la naturaleza, serás recibido por el llamado de la garceta costera occidental en busca de su desayuno, mientras que un poco fuera de la senda por delante, puedes ver a la tórtola turca, que también se ocupa de la importante tarea de encontrar el desayuno antes de comenzar su día. Otras aves que se pueden ver a esta hora del día y del año son el koel asiático, el cormorán y la garza real, por nombrar algunas de las decenas de especies raras y comunes que viven aquí o visitan estos lugares. En estas caminatas por la naturaleza, los observadores de aves apasionados serán ampliamente recompensados con una gran variedad de avistamientos de aves que les alegrarán el día.

Un granjero indio arando el campo con un par de bueyes en KABINI © Joe Ravi / Shutterstock

Al seguir caminando a lo largo de la costa hacia el sur, podemos ver a unos cuantos pescadores arrojando sus sedales y al ganado de las aldeas siendo arreado para alimentarse de la escasa hierba que crece en las orillas. La lluvia es lo que esta tierra tropical, su gente y animales necesitaban. Trajo consigo la vida. La mayor parte del año, cuando la mayoría de los pozos de agua de las reservas se han secado o se están secando, el Kabini es la última esperanza de la región, especialmente para su vida animal.

Colegialas en uniforme con cabello meticulosamente trenzado, con flores y lazos durante la excursión de la mañana por la naturaleza en Kabini, en India del Sur © Barbara Barbour / Shutterstock

A medida que te alejas de la orilla, encontrarás pequeñas parcelas agrícolas que cultivan una variedad de alimentos y cultivos comerciales. Estos incluyen maíz, caña de azúcar, cacahuete, mijo, jengibre y algunas verduras. El algodón es el principal cultivo comercial porque la región tiene suelo negro, ideal para su cultivo. Las prácticas agrícolas de esta región son todavía artesanales y no han sido mecanizadas. Podría parecer como si estuvieras en una cápsula del tiempo cuando observas a los agricultores arando sus campos con bueyes y usando pesados rodillos de piedra para trillar y moler el grano como lo han estado haciendo durante unos pocos cientos de años. La mayor parte del trabajo en las pequeñas granjas de esta región sigue siendo realizado por la mano del hombre y la fuerza de los animales, salvo por la intervención ocasional de un tractor o una trilladora.

La flora del Kabini y sus alrededores es diversa y variada. Matas y arbustos espinosos crecen junto a los banianos gigantes (ficus benghalensis), pipal y tamarindo (tamarindus indica). Encontrarás árboles pipales muy viejos (ficus religiosa) al borde de la pequeña pista que sale de la pequeña granja y se dirige hacia la carretera principal. Los antiguos pipales y banianos son algo más que especímenes florales de la región: simbolizan su esencia. Son verdaderos sistemas ecológicos por sí mismos, que albergan gran variedad de insectos y pájaros en sus ramas, hojas y troncos.

Carraca india, arrendajo azul © teekayu / Shutterstock

Tu naturalista y la gente del lugar te comentarán que algunos de estos árboles tienen por lo menos 100 -150 años de edad y santifican el área con su presencia augusta y serena. Te recomendamos que te sientes bajo uno de estos grandes árboles a lo largo de la carretera para charlar con un lugareño. Será una nueva experiencia para recordar. Tu naturalista te traducirá el idioma local. Pregunta a la gente local sobre su vida, sus hijos y su agricultura. Realmente disfrutarán de esta discusión. Te sentirás abrazado por el murmullo mesmérico de las hojas susurrantes de los árboles, mientras te dan sombra con su generoso dosel. Es tan grande la circunferencia de ciertos árboles que supuestamente se necesitarían 2 o 3 adultos cogidos de la mano para rodearla. ¿Qué era eso de un árbol baniano bajo el cual un hombre se sentaba hace unos cuantos miles de años y tocó la esencia misma de la vida? ¡El Buda!

Cuando notas los árboles de cerca, puede que observes a varios tipos de hormigas trepando arriba y abajo por sus ramas y arañas que han extendido su red de telarañas a través de sus hojas. Comparten espacio con escarabajos, insectos y mariposas de muchos tipos. Tu naturalista te señalará una familia de búhos moteados, anidados en una grieta en una de las ramas de estos árboles. Si hubiéramos podido quedarnos todo el día y toda la noche, se podría haber catalogado una gran cantidad de especies de insectos y aves que tienen su hábitat en estos árboles.

Tan exuberante es su generosidad, tan magnífica su capacidad para sostener tantas formas de vida aparte de la suya. Son estas cualidades de dar y nutrir las que se quedarán con nosotros cuando terminemos nuestra caminata guiada por la naturaleza y regresemos al resort para un desayuno caliente. Incluso los árboles pueden enseñarte a comprender.

Hombre indio acarreando ramas sobre su cabeza, vista de las tareas diarias durante una excursión guiada por la naturaleza en Kabini © Juraj Kamenicky / Shutterstock

Continúa tu caminata y pasarás por algunos templos locales, donde presenciarás cómo los lugareños realizan sus oraciones y rituales matutinos. A lo lejos se pueden ver las tentadoras flores de la plumería, también llamada el árbol del templo. Sus grandes ramas parecen doblarse en homenaje a los dioses del templo fuera del cual se encuentran. En el momento de su plena floración, sus fragantes flores blancas y amarillas yacen esparcidas a su alrededor como un collar sobre las hojas y la tierra seca. Según avanzas, una serie de tierras de labranza se extienden por ambos lados. La agricultura en esta zona es principalmente de secano. Al entrar en la última etapa de la caminata y hacer tu camino de regreso, te encontrarás con una antigua piedra de héroe que relata el valor de alguien que expresó un acto de coraje y heroísmo hace mucho tiempo. La piedra, aunque difícil de datar con precisión, se cree que tiene unos pocos siglos de antigüedad.

Terminaremos esta caminata en la entrada del hotel y te despedirás de tu experto naturalista. ¡Ahora te espera un desayuno caliente y reconfortante!

Vida silvestre + Trekking fácil-moderado + Plantaciones de té y café + Madurai + Resorts maravillosos: Dicha en la India del Sur para quien le guste la aventura (14 Dias)

Publicación Previa Próxima Publicación
Por Vipul Gupta. 17 de agosto, 2016

0 Respuestas

Deje una respuesta

Su correo electrónico no será publicado. Campos requeridos están marcados*

Síga con Nosotros

blogdetails de Viaje está en las redes sociales

Obtenga los últimos consejos de viaje para aventurarse en viajes a destinos exóticos de India y Nepal

„Cita”

"El mundo es un libro y aquellos que no viajan leen sólo una página" 

Augustine of Hippo
Etiquetas
move top