Tren de juguete de Darjeeling: VIAJE EN EL TIEMPO EN DARJEELING

por ViajeIndia.com
El-tren-de-juguete-corto-con-dos-bogies-el-uno-a-uno
El tren de juguete con dos vagones y una locomotora se detiene en una estación durante su viaje desde Nueva Jalpaiguri y Darjeeling en Bengala Occidental © Anandoart

El Darjeeling Himalayan Railway (DHR) es conocido popularmente como el «tren de juguete». Lo cierto es que este tren es una auténtica obra maestra de la ingeniería. Se trata de un asombroso vehículo ferroviario motorizado que nos transporta casi 140 años al pasado. Uno de sus mayores atractivos es su propia existencia después de tantos años y lo bien que se ha mantenido. Pero también es una maravilla el hecho de que trastoque todas las reglas de los viajes modernos. La verdad es que el tren viaja muy despacio; es torpemente sólido y anticuado. Además, si se quiere que funcione a vapor, hay que pagar un par de miles más para conseguirlo.

Quizá el único lugar donde se puede viajar en un tren que funciona a vapor durante casi 90 kilómetros es en el tren de juguete de Darjeeling. El trayecto le llevará desde las llanuras hasta las magníficas montañas en unas ocho horas. Pero no todo el mundo puede permitirse el lujo de desembolsar sesenta mil rupias (700 euros) para reservar una locomotora de vapor. Por mucho menos, una locomotora diésel le llevará lentamente por las colinas de Darjeeling.

Si no dispone de sesenta mil rupias, pero siente que debe experimentar lo que es viajar en un tren movido por una máquina de vapor, aún tiene la oportunidad de hacerlo. Hay viajes cortos entre las estaciones de Darjeeling y Ghoom a un precio mucho más asequible: unos 35 dólares por persona.

Una visita a la ciudad de Darjeeling en sí es un gran motivo para viajar a las colinas del norte de Bengala. Este lugar es conocido como la reina de las estaciones de montaña indias. En Darjeeling podrá tomarse las cosas con calma y disfrutar de un ambiente relajado, holgazanear a la sombra de las cordilleras nevadas del Himalaya, beber todo el té que desee y viajar en el famoso tren de juguete.

Vista aérea de las vías del tren de juguete de Darjeeling, que en muchos puntos pasa junto a los vehículos en las carreteras del distrito de Darjeeling © Irit


En un reportaje del New York Times del 30 de julio de 1888, se describe el tren de Darjeeling como «un asunto extraño«. El artículo da una imagen vívida de la última parte del viaje cuando el tren entra en la estación de Darjeeling: «A miles de metros de altura, con la gran llanura del norte de Bengala oscureciéndose a lo lejos bajo nuestros pies, parece que estamos en el fondo del valle comparados con esas poderosas crestas que se alzan sobre nosotros en toda su azul y sombría inmensidad; e incluso estas no son nada comparadas con las gigantescas murallas de nieve eterna que se alzan invisibles tras ellas».

Unos años después, en 1896, el famoso escritor Mark Twain también viajó en este tren. El trayecto en ferrocarril es de cuarenta millas montaña arriba y tarda unas ocho horas en completarse. El viaje se describe como tan aventurero, emocionante, interesante y encantador que debería durar una semana entera.

El ferrocarril del Himalaya de Darjeeling es una auténtica proeza de ingeniería. La forma en que este tren de 140 años hace los bucles y las inversiones en Z para superar las empinadas cuestas constituye un relato interesante. Al parecer, el ingeniero británico encargado de hacer subir el tren por las colinas estaba a punto de rendirse cuando su mujer le envió una carta que decía: «Si no puedes seguir adelante, vuelve (a Inglaterra)». Se dice que al instante le dio al maquinista la idea de la técnica de inversión en Z. Con este método, el tren retrocede sobre las vías para poder aumentar su potencia antes de subir lentamente por una ruta en forma de Z y maniobrar la pronunciada pendiente.

Con las vías del tren junto a las carreteras principales durante gran parte de su recorrido, el tren de juguete de Darjeeling viaja en paralelo a los coches, ¡y también se aparca en el arcén! © De Visu


 

A modo de recordatorio: el tren debe su origen al comercio del té

En 1835, el gobernante de Sikkim, que entonces era un reino independiente, regaló a los británicos el pequeño distrito de Darjeeling. Cuatro años más tarde, los británicos nombraron a Archibald Campbell superintendente de la estación de la colina. Campbell introdujo varias cosas en esta aldea, entre ellas el cultivo del té. Se cree que, tras su descubrimiento en 1826, en Assam se cultivaba una variedad autóctona de té. Sin embargo, el té chino de Campbell floreció en la tierra. Esto, junto con el clima fresco, hizo que el cultivo del té fuera todo un éxito. A día de hoy, aún se mantienen las estrictas normas que Campbell implantó sobre cómo debía recogerse y procesarse el té.

Viajar de Siliguri a Darjeeling (62 km) no resultaba fácil a pesar de que se había construido la Hill Cart Road y los británicos viajaban a caballo o en carros tirados por ponis. Por ello, Franklin Prestige persuadió al gobierno para que construyera una línea de ferrocarril hasta las colinas. La línea se construyó por etapas. Entre 1879 y 1881, el mero hecho de tener un ferrocarril era una maravilla de la ingeniería. El trayecto entre New Jalpaiguri (NJP) y Darjeeling tiene 2.112 metros de altura y 88 kilómetros de distancia. El viaje discurre por una secuencia de técnicas de inversión en Z y bucles, lo que le permite subir la empinada colina. Cuando se fundó, al tren se le llamaba Darjeeling Steam Tramway Company. Sin embargo, posteriormente pasó a llamarse Darjeeling Himalayan Railway (DHR) o ferrocarril del Himalaya de Darjeeling.

Vista desde la ventanilla del tren de juguete de Darjeeling. La vida cotidiana parece desbordarse sobre las vías del tren desde donde se puede mirar en el interior de los salones de la gente, comprobar las etiquetas de los tarros en las tiendas y que se te haga la boca agua al ver una deliciosa ración de albóndigas © Natasha Karpuk


«Para experimentar el tren de juguete de Darjeeling sin arruinarse, tiene la opción de realizar viajes cortos en los vehículos de vapor o diésel. Estos viajes se pueden reservar entre Darjeeling – Ghoom – Darjeeling. El viaje dura en total 1 hora y 40 minutos».

«Si tiene dinero para hacer el viaje largo, puede reservar su viaje a Darjeeling desde Jalpaiguri, unos 90 kilómetros. Emprenda este aventurero viaje desde las praderas hasta las magníficas montañas. Este salvaje y encantador viaje dura unas ocho horas».

El tren de juguete de Darjeeling pasa junto a un puesto de mercado cerca de la estación de ferrocarril de Ghum sin dejar más que unos centímetros de espacio libre © Panoglobe


El tren de pasajeros New Jalpaiguri-Darjeeling (NJP-DJ) sale de la estación de Siliguri Junction (a 20 km del aeropuerto de Bagdogra) todos los días a las 10 de la mañana. Este trayecto suele durar 7 horas y 20 minutos por una vía de dos pies (0,610 m) de ancho. El tren está compuesto por un motor diésel azul que arrastra tres vagones. No tendrá que esforzar su imaginación para entender por qué se le llama popularmente el tren de juguete.

En cuanto se acomode y se siente junto a los grandes ventanales, el tren se pondrá en marcha. En su trayecto, pasará junto a la estación de Sukna y varios jardines de té con bosques de por medio.

En el cruce de la estación de Rongtong, experimentará el primero de los muchos bucles necesarios para subir la colina. La carretera Hill Cart y la vía férrea son adyacentes. De vez en cuando se atraviesa una zona de bosque y luego se vuelve a la carretera, a veces incluso cruzándola. El viaje es salvaje y emocionante, ya que el tren abraza la ladera y las pendientes.

A medida que se acerca a Tindharia, es el momento de la primera Z-reversa. Entonces, hay que agarrarse porque el tren da marcha atrás y luego avanza con mayor impulso para subir la colina. A menudo, un tren puede quedar anclado a un nivel superior para dejar pasar a otro que se dirige en sentido contrario.

El tren de juguete se detiene en la estación de Batasia War Memorial, en Darjeeling, y la gente pasea y rodea la locomotora mientras contempla el precioso valle que hay debajo © Mrinalnag


El tren de Darjeeling cruza muchas curvas y da varias vueltas en Z antes de pasar por la estación de Gayabari. Más adelante en el viaje, el tren de juguete pasa por Pagla Jhora (torrente loco), un manantial cuyo caudal aumenta considerablemente durante la época del monzón. A veces, esto provoca desprendimientos de tierra o hace que las vías queden parcialmente arroyadas.

A medida que se avanza hacia Kurseong, se observan más de cerca las numerosas plantaciones de té por el camino. Los satinados arbustos se extienden por las colinas hasta donde alcanza la vista. Si se recorre este camino durante la temporada de recolección, la escena será muy distinta. Las mujeres se agolpan en estos campos con cestas a la espalda (mantenidas en posición por una cuerda atada a la cabeza) recogiendo las hojas y los brotes. No es un trabajo ordinario. De hecho, requiere delicadeza, por lo que la práctica de la recolección es esencial.

El tren de juguete de Darjeeling es conocido por sus excelentes vistas de jardines y valles a lo largo de su recorrido por el pintoresco paisaje de Darjeeling © Amlan Mathur


Cada jardín de té tiene su propia fábrica donde se procesan las hojas, utilizándose técnicas tradicionales para mantener intactos los sabores. El té tiene un color marrón-negro y consta de lo que se llama una «punta dorada«. Se dice que ciertas características científicas de la hoja determinan la calidad del té. La selección o  tipping consiste esencialmente en las primeras rondas de recolección. Las hojas peludas y los brotes de la planta producen la «punta» y la variedad Darjeeling tiene muchas de ellas.

El proceso de producción del té es largo y llevar ese delicioso té del jardín a la taza requiere los siguientes pasos:

  1. Marchitamiento
  2. Enrollado
  3. Oxidación y fermentación
  4. Secado
  5. Clasificación

Los catadores de té son fundamentales en el comercio del té. Este oficio requiere experiencia y pericia, ya que la cata de té determina el nivel del té en función de su fino sabor, astringencia, color y otras cualidades.

Muchos de los jardines de té de la zona de Darjeeling promueven el turismo del té. Los visitantes pueden recorrer los jardines y las fábricas e incluso participar en catas de té o vivir en lujosos bungalows, algunos de los cuales datan de la época británica.

El tren de juguete de Darjeeling gira a la izquierda junto a la autopista al cruzar el monasterio Yiga Choeling de Ghum © Pavliha


El tren de Darjeeling atraviesa algunas de las zonas más concurridas de Hill Cart Road. La vida cotidiana parece desbordarse sobre las vías del ferrocarril. Uno se acerca tanto que puede mirar en las salas de estar, comprobar las etiquetas de los tarros en las tiendas y secarse la saliva tras ver un plato de deliciosas albóndigas que están comiendo unos amigos en un restaurante al borde del camino. Cuando el tren dobla una esquina, la locomotora pita enérgicamente. Hay gente que opta por caminar a lo largo de las vías, ya que las carreteras están atascadas por un tráfico frenético.

Tras abandonar la estación de Tung, el tren atraviesa Sonada, llamada «cueva del oso» en lepcha, la lengua local. En realidad, se dice que Mark Twain escribió una historia sobre un telegrama urgente enviado por un jefe de ferrocarril a su oficina en Calcuta. Al parecer, la nota decía: «Un tigre se está comiendo al jefe de estación en su porche. Por favor, telegrafíe instrucciones». En el siglo XIX, estas zonas estaban densamente arboladas, siendo el hábitat natural de muchas criaturas salvajes.

Ghum (Ghoom) es conocida como una de las estaciones de ferrocarril más altas de todo el mundo y, sin duda alguna, la más alta de la India. Se encuentra a unos 2.258 metros y está cubierta de niebla todo el año. Tras una precipitada subida, el tren se detiene durante 10 minutos, quizá para descansar.

El ferrocarril del Himalaya a Darjeeling fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999. Posteriormente, este estatus se extendió a los ferrocarriles de montaña de Nilgiri y Kalka-Shimla. Juntos están clasificados como los Ferrocarriles de Montaña de la India.

El Darjeeling War Memorial está dedicado a los soldados Gorkha de la región y se encuentra en el centro del Batasia Loop Garden, con vistas al monte Kanchenjunga © Chaithanya Krishnan


Después de que el tren abandone Ghum se encuentra el popular Batasia Loop. Este bucle es una de las varias maravillas de ingeniería de este ferrocarril, tratándose de una doble espiral. La vista de 360 grados de las colinas desde el tren es magnífica. Hay un bonito parque con un monumento dedicado a los soldados Gurkha. Después de Ghum, el tren se dirige cuesta abajo hacia la ciudad de Darjeeling.

Los recuerdos coloniales de Darjeeling se han desvanecido. Sin embargo, los vestigios de la ciudad anterior a la independencia perviven en algunos rincones: un hotel aquí o allá, un restaurante tradicional, un reloj, un jardín botánico o un estudio fotográfico de época. Marcas más modernas se han hecho populares, pero cabe destacar que dos de los restaurantes más antiguos, Keventers y Glenary’s, siguen siendo muy famosos. Keventers es el preferido para desayunar, tomar el té y disfrutar de sus gloriosas vistas a la montaña. Glenary’s, por otro lado, es la mejor opción para comer.

La estación de tren de Darjeeling es un importante nudo ferroviario donde conectan muchos trenes procedentes de Bengala Occidental y los estados nororientales de la India © Beibaoke


 

Cómo llegar

Bagdogra es el aeropuerto más cercano y dista unos 14 km de Darjeeling. Desde Siliguri, Darjeeling está a 65 km si se viaja por Hill Cart Road y a casi 80 km si se toma la ruta de la carretera nacional 10. Hay vuelos directos diarios a Bagdogra desde Calcuta, Bombay y Nueva Delhi.

Lugares donde alojarse: Central Heritage, Windamere Hotel, Mayfair Darjeeling o Elgin Darjeeling. También hay otras opciones más económicas.

Consejo: evite viajar a Darjeeling durante la estación de los monzones. En esta época es habitual que se produzcan corrimientos de tierra.

La estación de Darjeeling es un importante nudo ferroviario que conecta el noreste de la India y está situada a una altura de 2.076 metros, lo que permite disfrutar de un encantador viaje en tren © Barbara Bednarz


 

Imágenes de nuestro viaje a Darjeeling en el tren de juguete

La locomotora de vapor del tren de juguete de Darjeeling, a menudo apodada como la reina de Darjeeling y reconocida por la UNESCO como patrimonio mundial © AlexM9


Dado el estrecho ancho de vía del tren Darjeeling Himalayan Railway, el interior del tren incluye una disposición de asientos en coches silla para los pasajeros © Kakoli Dey


Un técnico repara la válvula generadora de vapor de la locomotora que hace funcionar el tren de juguete del ferrocarril del Himalaya de Darjeeling, uno de los paseos más populares del mundo © Gnomeandi


Los potentes mandos del tren © Ruslan Kalnitsky


Un primer plano de las ruedas y bielas de la vieja escuela del gigante de las locomotoras de vapor adorado por todos, un vistazo a la historia de este tren que se puso en marcha en 1879 © Alexandra Lande


Primer plano del cilindro de vapor y las válvulas de la locomotora que hace funcionar el querido tren de juguete de Darjeeling © Fredy Thuerig


Primer plano de la información sobre la locomotora del tren de juguete con información importante sobre la locomotora para el personal de mantenimiento © Smshoot


Un mecánico revisa el motor del tren del Himalaya de Darjeeling, cariñosamente conocido como el tren de juguete, para garantizar la seguridad de los pasajeros © Hung Chung Chih


Primer plano de la matrícula del tren de juguete de los ferrocarriles del Himalaya de Darjeeling, que ha sido un éxito entre los lugareños y los viajeros desde que se introdujo por primera vez © Smshoot


Primer plano del cartel del tren de juguete que dice «reina de las colinas», que es el apodo cariñoso del ferrocarril del Himalaya de Darjeeling © Kakoli Dey


El Batasia Loop de Darjeeling es una vía de ferrocarril en espiral que pasa sobre sí misma a través de un túnel y sobre la cima de una colina, lo que ayuda a rebajar la pendiente de ascenso del ferrocarril del Himalaya de Darjeeling © Chaitali Mitra


El famoso tren de juguete de Darjeeling de la red de ferrocarriles indios de la UNESCO atravesando los frondosos campos con el monte Kanchenjunga al fondo por el bucle de Batasia © Dzerkach Viktar


Una imagen del tren de juguete de medio metro de ancho en la estación de Batasia Loop, en Darjeeling, tras las fuertes lluvias © ABIR ROY BARMAN


Temprano por la mañana en una calle estrecha de Darjeeling, mientras las tiendas de verduras abren y los lugareños vestidos para el tiempo salen a trabajar © Saurav022


Una vendedora de té local vende el apreciado té caliente directamente de las plantaciones de la región en la estación de ferrocarril a los viajeros del tren del juguete © T photography


COMPARTIR ESTA ENTRADA

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments