India

Mandu: la tierra y su historia

En su autobiografía titulada Tuzuk-i-Jahangiri, el gran emperador mogol Jahangir declaraba que no conocía ningún lugar con un clima tan agradable ni un paisaje tan bello durante las estaciones lluviosas como Mandu.

por ViajeIndia.com
visitantes-indios-siendo-fotografiados-en-el-telon-de-la
Visitantes indios fotografiados con el palacio del barco, Jahaz Mahal en Mandu, como telón de fondo © OlegD / Shutterstock

 

Introducción

La ciudadela de Mandu se encuentra en el estado de Madhya Pradesh, no lejos de la capital, Indore. Dejando atrás las ruidosas multitudes de la ciudad, la escarpada serenidad y soledad que esperan al visitante en esta desierta ciudadela tienen un efecto extrañamente tranquilizador. Pero esto no siempre fue así. Antiguamente, Mandu era afortunada tanto por poseer un gran encanto como por su ubicación.

“Aquí el clima es templado y vigorizante y, tras las lluvias, el verde paisaje muestra un espectáculo cuya grandeza es difícil de describir».

Numerosos lagos y embalses de agua limpia y transparente salpican el paisaje de la meseta. El follaje es rico en khirnis, tamarindos, banyans y mangos, sobre todo cerca del agua. Enormes baobabs, o Adansonia digitata, extienden al aire sus hinchadas ramas sin hojas de las que cuelgan enormes frutos.

Mapa esculpido en piedra en el fuerte de Mandu, en Madhya Pradesh © Bodom / Shutterstock


Mandu se alza sobre el rocoso terreno de la cordillera Vindhya, a 680 metros de altitud. En todos sus flancos, excepto en el sur, la colina está separada de la meseta de Malwa por un profundo barranco, llamado Kakra Khoh. En el flanco sur, una pendiente de 300 metros desemboca en el río Narmada, que converge con las grandes llanuras de Nimar y serpentea hacia el océano. En el pasado, esta era una frontera ideal para realizar incursiones en el Decán y reprimir las invasiones de los enemigos del sur. Sin embargo, fue su encantadora belleza lo que entusiasmó a muchos reyes. En su libro sobre la historia de la India, John Keay afirma que Mandu es uno de los lugares más románticos y remotos de todo el mundo.

Desde el pabellón de Roopmati hay una amplia vista de la meseta. Este pabellón es un ejemplo de los elegantes arcos apuntados utilizados en Mandu © Chetan Soni / Shutterstock


Según la Indian Archeological Survey, las primeras fortificaciones de Mandu datan de principios del siglo VI. En la cercana Talanpur, en el distrito de Dhar, se descubrió un ídolo de Adinath, el Tirthankara jainista. En una inscripción fechada en 555 d.C. se puede leer que se encontraba en un templo Mandapa Durga.

Otro historiador, el persa Firishta (1560-1620), sitúa la fecha del primer fuerte entre los siglos VI y VII. Firishta nombra a Anand Deo Rajput, gobernante de Beis, como la persona que inició la construcción.

Los tres siglos siguientes de la historia de Mandu están rodeados de oscuridad, pero en el siglo X el fuerte podría haber formado parte de la dinastía Gurjara-Pratihara que gobernaba Kannauj. Mandapika se menciona en una inscripción del siglo X descubierta en Pratagarh (Rajastán) y que los historiadores relacionan con Mandu.

Rewa Kund abastecía de agua a Mandu en la antigüedad © Ravi Mathur / Shutterstock


En el extremo oeste de la meseta de Mandu, en una remota colina, se encuentra los restos de Budhi Mando, o viejo Mandu, una estructura anterior. Estas construcciones datan del siglo X e incluyen una puerta oriental y otra occidental, ahora completamente inaccesibles debido a la densa selva y al rocoso terreno. En el interior de las altas murallas, antaño infranqueables, hay ahora un gran lago. Las ruinas de numerosos templos salpican sus orillas y se han encontrado varias esculturas, entre ellas imágenes de la diosa Durga y una gigantesca imagen de Ganesha.

Los paramaras, la siguiente autoridad importante de Malwa, alcanzaron la cima de su poder bajo el gobierno de Raja Bhoja (1010 a 1053). Inicialmente, Dhar fue su capital, pero más tarde Mandu se convirtió en la sede del poder. La puerta de Bhangi y la puerta de Rampol, no lejos del Munj Talao, datan de esa época.

Durante el siglo XIII, Malwa fue invadida repetidamente por los sultanes de Delhi, lo que debilitó notablemente a los paramara, aunque Mandu salió en un principio ilesa. Pero en 1305 Mahlak Deo, gobernante paramara, fue asesinado por Ain-ul-Mulk, general del sultán Alauddin Khalji. Como golpe final, Mandu fue atacada y cayó bajo el sultanato de Delhi.

En el palacio de Baz Bahadur, este joven se da un baño. Esta es una importante atracción turística en Mandu y destino de turistas, INDIA © CRS / Shutterstock


Tras ello, siguió un período de inestabilidad política mientras Mohammad bin Tughlaq estuvo en el poder. Tanto es así que Dilawar Khan Ghuri, gobernante de Mandu, declaró su independencia. Yazdani asegura que Ghuri fue el responsable de que Mandu pasara a llamarse Shadiabad, que significa “la ciudad de la alegría”. El nombre fue elegido debido al maravilloso entorno de esta ciudad.

El vástago de Dilawar Khan Ghuri, Alp Khan, llegó al poder en 1405 y asumió el título de Hoshang Shah. De nuevo, Mandu fue declarada capital y se erigieron numerosos y espléndidos monumentos. Durante ese período, las defensas de la ciudadela se reforzaron hasta tal punto que el fuerte se convirtió en impenetrable y, en palabras de Firishta, en uno de los más extraordinarios del mundo.

La combinación del profundo barranco en tres de sus lados y las sólidas fortificaciones impidió que el fuerte pudiera ser invadido por medios habituales. Entonces, se solía decir: «Cualquier ejército que asedie Mandu debe limitar sus operaciones a bloquear los caminos, pues apenas es posible invadir un lugar de tal extensión (34,2 km de diámetro)».

Restos de Mandu © Iurii Kazakov / Shutterstock


Bajo el reinado de Hoshang, el reino se extendió hacia el sur hasta Kherla y hacia el norte hasta Kalpi. Hoshang incluso consiguió fundar Hoshangabad, una ciudad que lleva su nombre en la orilla sur del río Narmada.

Hoshang murió en 1435 y Mandu volvió a caer bajo el dominio khalji, con Mahmud Shah en el poder. Shah era un excelente estratega militar y bajo su mandato el reino floreció y prosperó. Ghiyathuddin, su sucesor, gobernó de forma más pacífica. Ghiyathuddin era conocido por gran pasión por las mujeres. Se rumorea que su harem estaba formado por 15.000 mujeres.

A la muerte de Ghiyathuddin, el reino estuvo plagado de disputas internas hasta que Humayan, un emperador mogol, conquistó la ciudadela en 1534. Más tarde, Humayan fue sustituido por el malik Bayazid, hijo del gobernador de Sher Shah, quien en 1554 se autonombró sultán Baz Bahadur.

Paisajes de naturaleza uniformada, Mandu © RealityImages / Shutterstock


Al principio, Baz Bahadur demostró una gran inventiva. No obstante, el nuevo sultán no tardó en sentirse totalmente humillado por su derrota ante la reina de Gond en la batalla de Rani Durgawati. Tras ello, el sultán renunció a la guerra y dedicó el resto de sus días a la música y a pasar tiempo con Roopmati, su amada. Esta historia de amor se cuenta en muchas baladas populares y ha perdurado en el imaginario de la población de Mandu. Por muy sinceras que fueran sus intenciones, esa no es una buena manera de gobernar ni de sostener un reino. Pronto, el reino fue dominado por Agham Khan, general del ejército de Akbar y emperador de los mogoles.

La ubicación clave de Mandu, en una ruta principal entre Delhi y el Decán, la convirtió en una codiciada ciudadela. Su maravilloso clima y su encanto suscitaron numerosas visitas, especialmente de Akbar y Jahangir, quienes disfrutaban de su aire fresco, un alivio frente al calor de las llanuras. En sus memorias, Jahangir menciona el fuerte con gran cariño. En una ocasión permaneció casi siete meses y, según Yazdani, ordenó restaurar muchos edificios antiguos e incluso construyó algunos nuevos.

Paisaje natural de Mandu, en el estado indio de Madhya Pradesh © Igor Plotnikov / Shutterstock


Otro miembro de la realeza mogol, el príncipe Khurram, buscó asilo en Mandu en 1625 cuando se rebeló contra su propio padre. Más tarde ocuparía el trono con el nombre de Shah Jahan (responsable del Taj Mahal). A partir de ese momento, se tienen más datos sobre la historia de Mandu hasta 1732 cuando fue conquistada por los gobernantes de Dhar, los maratha. Hoy en día, esta antigua y codiciada ciudadela yace desierta y desamparada bajo los auspicios de la Indian Archaeological Survey.

Los monumentos y otros edificios de la provincia de Malwa no muestran influencias del estilo hindú, sino del islámico. La devastación de Timur en Delhi desarraigó a muchos artesanos y arquitectos que huyeron a otras partes. Algunos de estos arquitectos terminaron desarrollaron su trabajo en Malwa, por lo que el estilo es básicamente arcuado. Los arcos son puntiagudos con flecos en forma de puntas de lanza. Este estilo, junto con los maltrechos muros y arcos y las puertas adinteladas, muestra influencias de las construcciones de los tuglaq y los jilji. Sin embargo, hay características únicas, como altos zócalos o bases a los que se llega por impresionantes escaleras, ménsulas talladas para sostener las ventanas, espacios inmensos, pantallas perforadas y decoraciones realizadas con azulejos encáusticos y piedras de colores.

Las ruinas de una estructura aún no identificada y que formaban parte de la residencia real, Mandu © Penaki / Getty images


Mandu, situada en las áridas llanuras de Nimar, siempre ha adolecido de escasez de agua. Rewa Kund, un manantial natural, es la única fuente de agua disponible. Los peregrinos del Narmada Parikrama siempre se desvían a Mandu para rendir homenaje a esta fuente, ya que creen que el Kund está directamente relacionado con el río sagrado Narmada.

Sin embargo, en la antigüedad Mandu ideó sus propios planes para garantizar un suministro constante de agua a la ciudadela. Los arqueólogos han encontrado restos de un sistema de recogida de agua de lluvia. Se dice que había un total de 1.200 depósitos de agua repartidos por toda la fortaleza, varios de los cuales servían como recipientes de captación. Presumiblemente, el agua se distribuía desde el depósito principal mediante depósitos en los tejados y canales subterráneos hasta cisternas en el interior de los edificios, todo ello con la ayuda de poleas. Las tuberías ayudaban a distribuir el agua dentro de los edificios hasta donde se necesitaba. Este sistema garantizaba el suministro de agua durante todo el día.

Profundos pozos, como Andheri Baoli y Ujala Baoli, suministraban agua potable. Estos pozos también alimentaban los baños reales o hammam con agua caliente y fría. Los conservacionistas consideran que esta eficaz forma de utilizar el agua de lluvia es la solución ideal para las zonas afectadas por la sequía.

Restos afganos del imperio islámico. En la foto, un mausoleo musulmán, monumento mezquita, bajo el bonito cielo del amanecer de Mandu © Fabio Lamanna / Shutterstock


 

Cómo llegar

  • La concurrida NH3 va desde Indore, pasando por Mhow. Gire a la derecha en Gujri y siga una pequeña carretera de 20 kilómetros hasta Mandu.
  • Desde Indore, capital de Madhya Pradesh, siga por la HH 59. Gire a la izquierda en Dhar, siguiendo la carretera 31. Mandu se encuentra a 95 kilómetros de Indore.
  • El viaje desde Indore en autobús dura unas dos horas.

Las ruinas de una mezquita al amanecer en Mandu © FBXX / Getty images


 

Explorar Mandu

La cima de la colina de Mandu está coronada por una sólida barrera de escombros y rocas de 28 millas de largo que recorre la mayor parte de su perímetro. Estos muros de fortificación en ruinas rodean varios monumentos:

  • Enclave real: al noroeste, varias residencias palaciegas conforman un gran complejo. Entre ellas se encuentra el espectacular Jahaz Mahal, situado entre dos lagos artificiales.
  • Grupo central: como su nombre indica, este grupo de cuatro monumentos se encuentra en el centro de la ciudadela, alrededor de la tumba de Hoshang Shah.
  • Grupo Sagar Talao: el lago más grande de Mandu se encuentra hacia el sur y en sus orillas orientales hay una serie de monumentos.
  • Rewa Kund: cerca de este lago artificial se encuentran varias estructuras, entre ellas el palacio de Baz Bahadur y el pabellón Roopmati. El lago está en el lado sur de la ciudadela.

 

Una estrecha franja de tierra conecta Mandu con Sonargh, construida como estructura de escape de emergencia. No se sabe si los sultanes de Malwa la utilizaron alguna vez. En esta colina casi inaccesible también se encuentran las ruinas de la fortaleza maratha o Garhi, mucho más tardía.

Parte del antiguo sistema de gestión del agua en Mandu © Ravi Mathur / Shutterstock


Palacio Baz Bahadur, una de las principales atracciones y destinos turísticos de Mandu, INDIA © CRS / Shutterstock


Flores de Palash butea monosperma en Mandu, Patrimonio de la Humanidad © Satish Parashar / Shutterstock


Los niños se reúnen en Mandu, la ciudad sobre una colina © JeremyRichards / Shutterstock


Niña india con una jarra de agua en la cabeza recorre los campos de trigo en un pueblo cerca de Mandu © OlegD / Shutterstock


Esculturas de Mandu Madhya Pradesh © Mymindpalace / Shutterstock


Hanuman langur (langur gris) en la ciudad de Mandu. Estos esbeltos monos de cola larga son conocidos como langures indios © OlegD / Shutterstock


Los mercados tribales de Mandu se celebran cerca de la antigua mezquita y del patrimonio islámico © Fabio Lamanna / Shutterstock


COMPARTIR ESTA ENTRADA

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments